5 canciones para recordar 1982

Por Mónica CePer

Cuarenta años denotan una cantidad de tiempo para determinar toda una vida, sin embargo viajar a la década de los ochenta como lo hacemos al observar “Stranger Things” pareciera que fue ayer cuando esta década llena de novedades tecnológicas, por supuesto moda colorida, peinados extremos y el boom de la Cultura Pop estaban a la vuelta de la esquina en nuestra melancolía generalizada.

Por lo cual, en esta ocasión revisaré 5 canciones cuyo mayor éxito y llegada a las listas de popularidad durante 1982, les permitieron ingresar en la lista de popularidad de Billboard Year-End 100 Singles y que comúnmente son pasadas por alto como parte de las favoritas de la década.

Así que rindamos tributo a estas melodías que al escucharlas sabemos que son propias de ese período, pero que permanecen menospreciadas por el paso del tiempo.   

#5. I Ran (So Far Away) – A Flock of Seagulls (#67 Year-End).

Imagen extraída de: www.oxigeno.com

No hay sonido más Ochentoso que un sintetizador dando los primeros acordes a una melodía y pocos grupos utilizaban a tal grado el sintetizador como los británicos A Flock of Seagulls. Llevando un peinado fuera de la convencional, Mike Score,  colocó en  el pico del noveno puesto de la lista más reconocida en Norteamérica el Hot 100 de Billboard y gran parte del éxito de la canción fue debido al vídeo que identificaba a los integrantes, durante los primeros años de MTV, como parte de la ola de grupos británicos que invadieron Norteamérica durante la década más ostentosa.

La estética de la agrupación se debe a qué tanto Mike Score, así como como el bajista Frank Maudsley, se dedicaban a estilizar el cabello, por lo cual crearon su sello distintivo, definiendo el rumbo que la cultura pop llevaría durante esa década. El vídeo muestra sus creaciones tanto musicales como de cabelleras adornando la idea principal en la que el vocalista se encuentra tratando de escapar de una pseudo-alienigena en un cuarto cubierto con papel aluminio y espejos, dónde la cámara gira entorno a los integrantes y crea cierto efecto repetitivo.

La canción se convirtió en una referencia burlona hacia la década de los ochenta, tal como lo han mostrado en películas como Edge of Seventeen o La La Land. Y aunque algunos medios consideran a la banda como un One Hit Wonder, en el Reino Unido colocaron otro par de éxitos entre los que personalmente recomiendo   Space Age Love Song  también lanzada en 1982 y aunque el vídeo originalmente carece del desbordante estilo de A Flock Of Seagulls, en YouTube pueden encontrar una versión que utiliza la canción con escenas de la película Career Opportunities (One Wild Night) de 1991, conocida por contar con la siempre hermosa Jennifer Connelly patinando por los pasillos de la tienda Target.

#4. Open Arms – Journey (# 34 Year- End).

Imagen extraída de: https://ultimateclassicrock.com/

Del álbum Escape, Open Arms significó para Journey la oportunidad de escalar las listas de popularidad y como ocurrió con muchas canciones de esa década, una gran parte de los integrantes de las bandas de rock consideraban que la canción no mostraba su verdadero sonido y aún así convirtiéndose en grandes éxitos.

Steve Perry, vocalista de Journey explicó a diversos medios lo importante que era para él que la melodía se escuchara de cierta manera, poniendo todo el sentimiento mientras su garganta representaba esa fuerza y al mismo tiempo la sutileza de un corazón pidiendo disculpas.

Open Arms no llegó al primer lugar en la lista Billboard, pero fue un éxito contundente para la banda siendo considerada como una de las baladas más importantes en la historia del rock.

Ha sido versionada un sin fin de ocasiones, pero entre las más reconocidas se encuentra Barry Manilow, Boyz II Men, Britney Spears durante su gira debut en 1999 y Celine Dion como parte de sus conciertos realizados en Las Vegas en 2011. Sin embargo, el cover más reconocido de esta canción es el realizado por Mariah Carey para su álbum Daydream en 1995. Con todo y una versión al español titulada El Amor Que Soñé.

#3. Hard To Say I’m Sorry – Chicago (#10  Year-End)

Imagen extraída de: www.youtube.com/watch?v=CqM2ZmQ3ae0

Chicago es LA banda que definió el sonido de orquesta de rock and roll con metales y e instrumentos de viento, fusionando durante gran parte de la década de los setentas el jazz, pop y en cierta forma música clásica. Al llegar la década de los ochentas, Peter Cetera, bajista principal de la agrupación dio paso a las Power Ballads y con Hard To Say I’m Sorry volvieron justo al primer lugar en el Top 100 de Norteamérica.

La letra de la canción en cierta forma es dulce, aunado a que es una petición ante la posibilidad de perder el verdadero amor y juega en cierta forma con la manipulación amorosa de la frase “Hemos pasado por tanto” y en un tiempo en que lo políticamente correcto y la responsabilidad afectiva no formaban parte de nuestro léxico esta canción envolvió a miles de parejas a volver debido al gran compromiso de decir lo siento.  

La mayor parte del proceso vocal lo llevó Peter Cetera tal y como lo había hecho anteriormente con If You Leave Me Now, el sonido presentaba gran parte de piano y teclado, algo en lo que la banda formada en Illinois fue precursora durante la década y que después darían rienda suelta agrupaciones como Yes, Van Halen y Heart.

#2. Our Lips Are Sealed – The GoGo’s (#63 Year-End).

Imagen extraída de: https://jenesaispop.com/

En los ochentas, había una extensa cantidad de grupos femeninos que emulaban tocar sus instrumentos, pero las únicas dos agrupaciones femeninas en el pop que verdaderamente se rompían las uñas en los escenarios eran The Bangles y por supuesto The Go-Gos.

Un escándalo acabó con su corta carrera como grupo punk pop, brindándole a Belinda Carlisle una productiva carrera como solista, pero The Go-Go-Go’s representaron los sueños de una generación de niñas que esperaban formar una banda en la que cada integrante tuviera su propio instrumento con el cual brillar y armonizar en MTV, por qué obvio los ochentas le pertenecían al canal especializado en música.

Our Lips are Sealed fue parcialmente escrita por la guitarrista de la banda, Jane Wiedlin y Terry Hall cantante británico de la banda The Specials. La canción es considerada por la revista Rolling Stone como una de las 100 mejores canciones Pop de todos los tiempos. Y el video fue financiado por el capital no utilizado en uno de los vídeos de The Police.

La historia detrás de la canción cuenta que ambos sostenían un romance mientras The Specials eran apoyados en su tour por The Go-Go’s, aún y cuando él tenía otra relación amorosa en Inglaterra, esto no los detuvo obviamente de mantener sus labios poco cerrados.

Es importante recalcar jamás caer en la tentación de considerar que la versión de principios del siglo XXI por parte de Hillary Duff y su hermana Hayley puede considerarse un referente honorable o peor aún un reconocimiento al trabajo realizado por la banda de L.A.

#1. Every Little thing She Does Is Magic – The Police (#72  Year-End)

Imagen extraída de: https://www.youtube.com/watch?v=MeKwAumQqkc

Hay música que nos marca para toda la vida y tal vez la primera vez que la escuchamos no nos damos cuenta de la importancia que tendrá en nuestra existencia. The Police es el tipo de banda que me acompañó desde niña, pero permanecía como un soundtrack en un tono bajo hasta que un día, después de un mal rompimiento escuché EVERY LITTLE THING SHE DOES IS MAGIC, cada frase se convirtió en todo lo que deseaba y necesitaba escuchar. De pronto, The Police pasó a ser mi grupo de cabecera.

La letra fue escrita por Sting en 1976, grabando un demo tan espectacular que al ser regrabado era imposible recrear la magia que el cantante había proyectado, por lo cual si se pone atención se puede percibir que las voces se encuentran al fondo de la música. Y como una referencia a sus bases en el punk y como muchas de las canciones de la banda, nuevamente el personaje principal establece el encanto que le provoca una chica que al parecer no atiende a sus atenciones

El segundo verso de la letra fue reutilizado por Sting al final de la canción O My God, así como también en su sencillo Seven Days, ya como solista.

El vídeo fue filmado en una isla caribeña llamada Montserrat, dónde grabaron parte del album, lo cual refleja las influencias que tomaron del reggae para grabar parte de la música de esta canción. Aunado a las tomas realizadas en compañía de los lugareños de la isla, también se muestran las escenas en los Estudios AIR de George Martin.

Stewart Copeland comentó a MTV que destruyeron la consola entre el jugueteo, los brincos y el baile realizado durante la filmación del vídeo.

Deja un comentario