Ace of Base: los astros también mueren.

Por Kevin Alcaraz

El pop sueco suele ser descaradamente alegre; prueba de ello fue la iconografía alcanzada por ABBA en los setenta y luego por Roxette en los ochenta. Consecuentemente, la última década del siglo preparó el más inverosímil de los cócteles musicales escandinavos donde se conjugaron el dance y un reggae caracterizado por la disonancia entre tonos mayores y menores. Por supuesto, esta fórmula probó ser una fábrica de hits tan efectiva que parecía maquinar sencillos con solo apretar un par de botones.

Ace of Base: los astros también mueren.

Faithless: alquimia artística.

Por Kevin Alcaraz

Por su complexión, la música electrónica tiende a promover el hedonismo. Sin embargo, justo en el ombligo de los años noventa, entró en escena uno de los actos definitorios del género, que, además de incendiar los pies y manos del público, cargaron con mensajes de despertar social contra aquella generación del éxtasis. La misión de dicha banda no era otra que sembrar ideas que vivieran más que los efectos químicos de las sustancias y que la música misma.

Faithless: alquimia artística.

George Michael: crestón del olimpo musical.

Por Kevin Alcaraz

Dentro del puñado de iconos en la generación MTV, la convención es que estos fueran grandes cantantes, bailarines, compositores y exploradores de géneros musicales. No obstante, pocos influyeron tan profundamente en la industria del entretenimiento como aquel místico personaje, cuyos sencillos inundaron las radiodifusoras británicas como ningún otro artista durante los ochentas y noventas; y de quien, su vida privada se tornó en una fábrica de dramas sensacionalistas.

George Michael: crestón del olimpo musical.

Tom Jones: virilidad musical.

Por Kevin Alcaraz

Thomas John Woodward nació de padres obreros en Gales durante la Segunda Guerra Mundial. A lo largo de su infancia se le inculcó que no tendría mucho más futuro que trabajar como minero, y de no ser por una severa tuberculosis que le golpeó a los doce años, no habría descubierto su verdadera vocación: el canto.

Tom Jones: virilidad musical.

Aaliyah: la edad de la inocencia.

Por Kevin Alcaraz

Armada con un grupo superlativo de colaboradores y una intachable escuela de soul urbano neoyorquino, baby girl apareció en un momento clave en la música para servir de puente entre el R&B y el hip-hop más clásico; solo para que poco después la fortuna truncara su resplandor de la forma más cruel posible, dejando atrás la estela de su luz y una historia llena de hipótesis.

Aaliyah: la edad de la inocencia.

Bjork: la virtud y el conocimiento artístico.

Por Kevin Alcaraz

A lo largo de su historia, Islandia sirvió como semillero de referencias vikingas, narraciones épicas y célebres piezas modernistas. Sin embargo, la suprema embajadora de la isla en el mundo- y, posiblemente en la historia- es aquella dulce chica que, a mediados de los noventa, distó de sus pares gracias a su agudo sentido de la moda, las impagables colaboraciones que tuvo con los mejores directores y fotógrafos del mundo, y a su propuesta musical vanguardista y ecléctica.

Bjork: la virtud y el conocimiento artístico.

Jeff Buckley: un completo anómalo.

Por Kevin Alcaraz

Justo durante la fiebre por el rock alternativo noventero, hubo otra propuesta periférica cuya formidable voz se alzó como sinónimo de versatilidad suave, ópera y góspel. Dotado también de un brillo ocultar que delataba su autoproclamada carisma y sensualidad calculada; su figura emergió como sinónimo de un corazón sangrante y la máxima representación musical de una promesa incumplida.

Jeff Buckley: un completo anómalo.

Placebo; dicotomía musical y de género.

Por Kevin Alcaraz

En los años noventa, el vasto océano mainstream era dominado, ya sea por la simplicidad del rock alternativo, o por el frenesí de la música electrónica. Sin embargo, un par de chicos ingleses con auras penumbras se propusieron expandir la paleta de colores entre ambos géneros; sumando una ingente cantidad de matices lo-fi, una inconfundible voz nasal, letras completamente visibles y una desafiante puesta en escena.

Placebo; dicotomía musical y de género.

The Runaways: puro cromosoma X.

Por Kevin Alcaraz

Antes de que la escena glamera invadiera el Sunset Strip angelino, un grupo de chicas –cuna de algunas de las mujeres más notables en la industria del entretenimiento- sirvió de puente entre el hard rock y el punk; descifrando así, la críptica ecuación que separa a ambos géneros. Por si fuera poco, lo lograron en un lapso inversamente proporcional al profundo impacto que asestaron en la misógina escena musical.

The Runaways: puro cromosoma X.

Jerry Lee Lewis: gajes de ser el primer rockstar

Por Kevin Alcaraz

Nacido para tocar el piano y descargar toda su energía como un auténtico cavernícola en tiempos de extrema rectitud masiva, su vida personal ha sido tan inverosímil como aquellas inolvidables presentaciones en vivo que montaba. Sumamente talentoso, crudo y bravío, hizo posible que el rockabilly mutara en el rock and roll que todos conocen. The Killer, terminó por ser un apodo corto ante su profundo impacto en el mundo del entretenimiento.

Jerry Lee Lewis: gajes de ser el primer rockstar

Nina Simone: el alma del soul.

Por Kevin Alcaraz

No siempre la voz fue considerada como un verdadero instrumento musical; sin embargo, el mundo de la canción cambió irreversiblemente cuando entró en escena aquella cantante capaz de vaciar sentimientos de cualquier color, erizar la piel de cualquier oyente como un gigantesco imán y matizar el clímax de cualquier pieza en cuestión de un segundo.  Por cierto, también se trata de la más incansable luchadora que hubo por los derechos raciales.

Nina Simone: el alma del soul.

Bob Seger: leyenda del acetato.

Por Kevin Alcaraz

El heartland rock estadounidense suele ser un género tremendamente polémico debido a su fuerte carga patriótica; sin embargo, algunos de sus exponentes son auténticos héroes de la música como Tom Petty y Bruce Springsteen. Más hubo otro hombre que se convirtió en un emblema de la ciudad motor, abriéndose paso a través del corazón de su país narrando las minucias del trabajador de cuello azul como muy pocos lo han hecho hasta la fecha.

Bob Seger: leyenda del acetato.

Etta James: la vida, el ingenio y sus secuelas.

Por Kevin Alcaraz

Portar el manto de la matriarca del blues no es poca cosa; como es de imaginarse, solo una cantante dotada de una exuberante voz cuya hambre emocional es capaz de helar al oyente podría lograrlo. Asimismo, toda aquella energía fue consecuencia de vivir una novela trágica, pues esta mujer fue una niña abandonada, una dama que se llenó de malas decisiones, una artista airada con la industria, y una ciudadana furiosa con su marginada sociedad.

Etta James: la vida, el ingenio y sus secuelas.

Sly & The Family Stone: profetas del desastre.

Por Kevin Alcaraz

Existen solo un puñado de actos imprescindibles para comprender el desarrollo de la música en el siglo XX y cuyo extenso brazo alcanza los días actuales. Pues bien, a mediados de los años sesenta, en la portentosa costa oeste de Estados Unidos, un grupo de músicos -altamente subestimados hasta la fecha- tomaron un montón de movimientos errantes para luego amalgamarlos y crear el todopoderoso sonido del soul psicodélico, cuya influencia resulta vital para la concepción de algunos de los géneros más escuchados en la historia como la disco y el hip-hop.

Sly & The Family Stone: profetas del desastre.

REO Speedwagon: rock maduro, demasiado sesudo.

Por Kevin Alcaraz

Sin duda, los ochenta fue la década de las power ballads; y pocos explotaron mejor esta metodología que aquella banda insignia de Illinois, que, luego de transitar inmemorablemente por el hard rock, amasaron su legado a través de armonías masivas, guitarras que gritaban, líneas dramáticas de piano y un puñado de descaradas metáforas. Unas auténticas leyendas del rock orientado para adultos.

REO Speedwagon: rock maduro, demasiado sesudo.

Liv Tyler: doctrina de otro destino manifiesto.

Por Kevin Alcaraz

Cuando aparece en escena una personalidad cuyo linaje presume el arte en cada cromosoma, invariablemente la atención y las expectativas sobre ella se disparan cual precio de la canasta básica. Sin embargo, la historia reciente deja claro que ni la casta más pura sobrevivirá la infalible caducidad en los medios a la inexplicable edad de los treinta años; solo si se es mujer… claro está.

Liv Tyler: doctrina de otro destino manifiesto.