¿Cómo Disney transformó 20th Century Fox?

Por Becka Salas

En 2018 sucedió una de las compras más grandes en la historia del cine: Disney compró Fox por 71.3 mil millones de dólares. Adquiriendo uno de los estudios de cine más longevos y exitosos del mundo, también consiguió varios canales de televisión y cientos de miles de títulos sumamente icónicos que van desde caricaturas como Los Simpson y Futurama, hasta grandes franquicias de ciencia ficción como Alien y Terminator.

Muchas personas celebraron que la compra significaría que Disney ahora tendría permiso de utilizar las propiedades de Marvel que corrían a cargo de Fox, de manera que por fin los X-Men y los 4 Fantásticos en el MCU. Otras personas se quejaron de las prácticas monopólicas de la compañía de Mickey Mouse, argumentando que, después de la compra, The Walt Disney sería la productora y distribuidora de entretenimiento más grande del mundo y dominaría más del 53% del mercado internacional.

3 años y una pandemia después. ¿Qué ha hecho Disney con lo que compró de Fox? ¿Qué ha pasado con las películas clásicas y las grandes franquicias? ¡Hablemos hoy de qué pasó con Fox después de la compra de Disney! 

A principios de 2019, Disney anunció un calendario de estrenos que se veía muy prometedor: iba a estrenar en total 20 películas, 10 de las cuales eran producciones que Fox tenía planeadas para estrenar ese año y que ahora le pertenecían a la compañía de Mickey Mouse, pero de inmediato comenzar

Por ejemplo, a principios de marzo, se anunció que la película de Brad Pitt, Ad Astra, se estrenaría en mayo. Sin embargo, no tuvo ningún tipo de campaña publicitaria y la película fue un rotundo fracaso. De igual manera, Disney anunció que estrenaría la película The Call of The Wild de Harrison Ford el 25 de diciembre, 5 días después del estreno de la película de Star Wars: Rise of Skywalker

En ese momento, Disney también poseía los derechos para las películas de Ford v Ferrari, Tolkien, Lucy in the Sky con Natalie Portman y la película de La Mujer en la Ventana de Amy Adams.

Sin embargo, en agosto de 2019 anunció una nueva ola de cambios, en donde confirmó que iba a preparar una nueva versión de Mi Pobre Angelito y que ya estaba planeando ideas para nuevas series sobre el mundo de Alien. Pero también confirmó que cambiaría la fecha de estreno de The Call of the Wild y La Mujer en la Ventana ya no tenía fecha de estreno. 

Ahí también se anunció que cancelaría proyectos como la película de Flash Gordon que estaba planeada con el director Taika Waititi, también canceló la adaptación de Stephen King The Boogeyman, una precuela de Die Hard, una precuela de Pinocho centrada en Gepetto, Assassin’s Creed 2 y una versión femenina de La Liga de los Caballeros Extraordinarios

Esto era parte de un proyecto de reestructuración mientras Disney terminaba de mezclar ambas corporaciones con el objetivo de quedarse solamente con lo que fuera más rentable para sus intereses.

The Walt Disney Company aprueba la compra de 21st Century Fox - Cultura Geek

Mantuvo a algunos ejecutivos de Fox en puestos clave, como Emma Wats, la vice ejecutiva de Fox conocida por producir la saga de los X-Men y las películas de Deadpool. Y en 2019, Tolkien y Ford v Ferrari se estrenaron sin problemas, la última incluso alcanzó a ser nominada a 4 premios de La Academia: Mejor Película, Mejor Edición, Mejor Mezcla y Mejor Edición de Sonido. 

Sin embargo, en 2020, comenzó a tomar decisiones más agresivas con respecto a las películas de Fox y su marca en general.

Igual que con Ad Astra, Disney decidió estrenar The Call of The Wild en febrero con muy poca publicidad, y la película estelarizada por Harrison Ford terminó siendo un tremendo fracaso en taquilla que ni siquiera pudo recuperar su presupuesto. 

Pero una vez que azotó la pandemia y los cines tuvieron que cerrar, Disney entonces comenzó a centrarse en el potencial que tenía con el streaming y le dio mucha más prioridad a Disney+, pero también comenzó su camino para cambiar el nombre y la cara de la marca de 20th Century Fox. 

En enero, anunciaron que la compañía eliminaría el Fox para siempre y ahora se llamaría 20th Century Studios. En agosto, anunciaron que todo el contenido de Fox ahora estaría en una plataforma que se llamaría Star+ y todos sus canales de televisión llevarían por nombre Star, y aunque entró en un conflicto legal con Lionsgate porque el nombre era muy parecido al de su canal Starz, al final ganó la demanda en casi todo el mundo y el 31 de agosto el servicio estaba disponible. 

Con el afán de eficientar costos y recuperar algo de dinero, Disney comenzó a vender títulos de Fox a otras compañías.

La Mujer en la Ventana, Night Teeth y Think Like a Dog terminaron en Netflix; y Everybody is Talking About Jamie y Rogue de Megan Fox fueron vendidas a Amazon Prime Video. Películas como la comedia Downhill con Will Ferrell y Julia Louis-Dreyfus; y Underwater, de Kristen Stewart, alcanzaron a estrenarse en salas de cine debido a que llegaron los primeros meses de 2020, aunque nuevamente no tuvieron una buena campaña de marketing y pasaron mayormente desapercibidas. 

Y mientras Disney buscó las estrategias más eficaces para el estreno de sus películas, retrasando casi todos sus títulos más importantes durante un año, aprovechó una pequeña ventana en la que se relajaron las medidas en los cines durante agosto y octubre para estrenar The Empty Man y The New Mutants, las cuales tuvieron muy poco tiempo en cartelera. 

New Mutants fue una curiosa sorpresa para Disney, pues a pesar de las restricciones y la poca demanda, logró recaudar 7 millones de dólares en la taquilla estadounidense durante su primer fin de semana y terminó con una recaudación mundial de casi 50 millones de dólares. 

El 2020 fue un año de reestructuración y pausa. Pero el 2021 fue el año en donde vimos los cambios más importantes en torno a las películas de Fox y empezamos a ver un patrón en la estrategia de estrenos de Disney. 

Uno de los cambios más importantes que implementó Disney en 2021 no se dio en las salas de cine, sino en el mundo de la televisión. Y es que se confirmó que Los Simpson, la afamada familia amarilla que representaba una buena parte de los ratings que recibía Fox Channel, tendría un tiempo al aire muy limitado. De las 3 horas diarias que tenían apartados para ellos, ahora sólo transmiten 2 episodios en un lapso de 8 a 9pm. 

Los Simpson pasaron a formar parte casi de manera exclusiva del servicio de Star+, al igual que otras caricaturas como Bob’s Burger y Duncanville, por lo que muchas personas consideraron que esta práctica podía entrar al “sistema de baúl” que ha llevado Disney desde hace muchos años. 

El “Sistema del baúl” es una famosa teoría que dice que Disney esconde algunos de sus títulos y evita que sean proyectados con el afán de que se vuelvan de culto y la gente busque verlos.

Supuestamente esa es la estrategia que ha tenido con películas clásicas como La Canción del Sur y So Dear to My Heart. Frank Oz, el cocreador de los Muppets, acusó el año pasado a Disney de haber comprado la franquicia precisamente para evitar que siguiera creciendo, que se distribuyera el show en otras plataformas  y Disney pudiera controlar el contenido que se hacía sobre las icónicas marionetas. 

Un artículo de Vulture de 2020 parece confirmar esta práctica, pues aseguró que Disney le prohibió a un trato local de Nueva York exhibir la película Fight Club en una función especial y que Cineplex, una cadena de cines mediana, no pudo acceder a las películas de The Princess Bride y la versión de 1968 de El Planeta de los Simios para una proyección de media noche. 

El sistema de baúl combinado con los servicios de streaming que tiene Disney sería una estrategia interesante, pues eso querría decir que hay títulos que sólo podríamos ver en las plataformas de Hulu, Disney+ o Star+. De hecho, cuando New Mutants llegó a la plataforma de Disney, tuvo una estrategia de marketing mucho más completa de lo que tuvo incluso antes de la pandemia. 

Este sistema tiene el objetivo de que Disney tenga el control total de sus títulos, pero con un amplio catálogo como el que tenía Fox, se puede decir que la increíble fusión estuvo orientada a que Disney quería eliminar la competencia que enfrentaba en el mercado de Hollywood.

Y una prueba de esto fue lo que hizo en abril de 2021, cuando decidió cerrar Blue Sky Studios. 

Blue Sky Studios, la división animada de Fox responsable de películas como La Era de Hielo, Robots, Horton y el mundo de los Quien y la película de Charlie Brown, fue cerrada en su totalidad apenas 2 años después de la fusión Disney/Fox. Más de 470 personas fueron despedidas con la promesa de que serían recontratadas “cuando aplicaran a una vacante disponible”, pero no se supo más del tema.

En 2021, Disney fue refinando poco a poco sus estrategias de estrenos y reestructurando su compañía.

De manera que grandes películas como Cruella, Raya y el Último Dragón, Jungle Cruise y Black Widow se estrenaron tanto en la plataforma de Disney+ como en cines, y aunque el drama legal con Scarlett Johansson fue una gran sorpresa, en general las 3 películas tuvieron un desempeño muy decente en taquilla. 

Sin embargo, cintas de Pixar como Luca y Soul se estrenaron de manera exclusiva en la plataforma, dando a entender que Disney estaba buscando la forma más eficiente de estrenar sus títulos sin pender tanto dinero. Y una vez que vieron que las medidas comenzaban a relajarse y la confianza de los asistentes al cine mejoraba, empezaron a apostar de nuevo por el estreno en cines, y tanto Encanto como No Way Home se estrenaron de manera exclusiva en salas. 

Y una estrategia similar siguieron con las películas de Fox.

Sabiendo el potencial que tenía la cinta de Ryan Reynolds Free Guy, la campaña de marketing que realizaron duró varios meses y se comprometieron por un estreno exclusivo en cines, y al final fue un extraño caso de éxito en donde se posicionó durante semanas en el puesto número 1 en la taquilla estadounidense.

Un destino similar tuvo Muerte en el Nilo, pues el hecho de ser una secuela y tener un casting tan despampanante, ha hecho que su desempeño en taquilla sea bastante bueno.

También empujaron mucho la nueva versión de West Side Story de Steven Spielberg, la cual terminó siendo nominada a 7 premios de La Academia. Sin embargo, cintas menores como The Last Duel de Ridley Scott, Vacation Friends y Midnight Switchgrass apenas tuvieron promoción y fueron fracasos en taquilla. A la fecha, 20th Century Studios no ha anunciado la producción de ninguna nueva película que no haya tenido planeada antes de la fusión, excepto por el remake de Más Barato por Docena y un proyecto secreto de David O. Russell.

Sin embargo, cintas como Ron Da Error y The King’s Man, proyectos que parecían importantes, también las mandó a estrenarse con una promoción muy pequeña para luego anunciar su llegada a Disney+

La pandemia cambió la forma en la que Disney hace cine, pero está claro que la compra de Fox por parte de Disney tenía el objetivo de hacerse de un gran catálogo de películas, eliminar la competencia y volverse un estudio todavía más grande de lo que ya era. Y como estamos viendo, tiene ahora una variedad tan impresionante de títulos, que puede escoger cuáles apoyar, cuáles dejar de lado, y cuáles mandar a morir.

Pero todavía tendremos que esperar a ver qué tipo de películas comienza a producir 20th Century Studio en el futuro.

Deja un comentario