Crónicas de un (casi) treintón redescubriendo Fortnite

Por Adolfo Aguirre

Más que nunca, me ha quedado claro porque este título tiene el impacto y la comunidad que tiene. Aunque normalmente asociamos Fortnite con jugadores mucho más jóvenes (niños, incluso), a mis casi treinta años debo decir que estos últimos días me maravillé por este juego.

Un amigo (que sí tiene treinta años), me comentó personalmente que ha estado jugando esta última temporada de Fortnite porque quiere desbloquear a Spiderman en el juego, pero no disfrutaba tanto de jugarlo en solitario, y por ello me invitaba a unirme a él aunque sea un rato.

Bueno, pensé, tengo más de dos años que no juego Fortnite, un rato no me haría daño.

Cuatro horas después, seguíamos jugando.

Luchando contra personas en su mayoría más jóvenes que nosotros, viviendo la euforia y adrenalina de eliminar en múltiples ocasiones a equipos completos de jugadores entre nosotros dos, y descubriendo el inmenso mapa del juego:

Pocas veces me había divertido tanto con un videojuego en línea.

No logramos ganar (aún), pero nos acercamos muchísimo en varias ocasiones. En pleno 2022 estoy redescubriendo lo que millones han hecho de su estilo de vida, y creo que me ha atrapado.

Mucho más que hablar de cómo Fortnite hace bien el battle royale, y de lo bonito de su diseño emergente, lo más impresionante de este multiverso es la increíble integración de marcas que ha logrado. Poco después de haber visto a un Spiderman moviéndose entre edificios, mi amigo gritó asustado que estaba Batman le disparaba desde afuera.

Sus palabras me confundieron, así que corrí a la ventana, y en efecto ahí estaba, un jugador vestido de Batman disparando un rifle de asalto. Vamos, hace poco llego también el Chapulín Colorado al juego. El icono mexicano de Chespirito peleando contra Kratos de God of War en un juego de disparos suena a un mod ridículamente gracioso, pero es algo totalmente oficial.

Fortnite es el ejemplo perfecto de lo que tienen que y están haciendo los videojuegos para romper la barrera del mainstream y verdaderamente trascender con el público general hasta ser vistos como algo serio de la misma manera que en la mesa del hogar se habla de cine, dejando de ser una marca de videojuegos y abarca ahora múltiples industrias de entretenimiento.

Epic Games hace una apuesta acertada aquí:

Se busca que Fortnite no esté limitado al relegado pasillo de videojuegos del Walmart que te queda cerca, sino que lo veas también en la sección de juguetes, de peluches, de ropa, y demás.

Es un paso correcto para los videojuegos.

Tengo mucha curiosidad de hacia dónde se seguirá moviendo este barco. Recordemos que hasta tuvimos el estreno de un trailer de Star Wars dentro de Fortnite, y conforme esta plataforma avanza, seguramente estaremos viendo cómo su equipo de licensing sigue logrando cosas antes impensables.

Deja un comentario