George Pérez un ícono dentro del Universo Marvel

Por Becka Salas

George Pérez, uno de los artistas más innovadores en la historia de los cómics, acaba de revelar que esta en una etapa muy avanzada de cáncer pancreático.

La noticia, publicada en su página oficial de Facebook, vino acompañado de la conmovedora reacción del genio detrás de grandes héroes como Teen Titans y de historias que son clásicos del mundo comiquero como Crisis en las Tierras Infinitas:

“Mi tiempo estimado de vida es de entre 6 meses a un año. Me dieron la opción de quimioterapia pero, después de analizar todas las variables y darme cuenta de cuánto tiempo de mis últimos días se comerían los doctores, los tratamientos, las estadías en el hospital y tener que lidiar con la frustrante burocracia del sistema médico, decidí dejar que la naturaleza tome su curso y disfrutar lo que me quede lo más posible junto con mi esposa de 40 años, mi familia, mis amigos y mis fans”

George Pérez

Sus palabras, aunque tristes y desalentadoras, se sienten en realidad como una bienvenida al último capítulo de una vida bien vivida.

Y es que Pérez descubrió su pasión por los cómics a la edad de 20 años cuando fue asistente de artista en las páginas de Marvel Comics’ Astonishing Tales en 1973, pero para 1976 ya era una figura aclamada por el público y la crítica gracias a los increíbles diseños que hizo para los cómics de los Avengers.

Su estilo visual atrapa la atención de inmediato por el uso de intensos colores que resaltan diferentes atributos de los personajes, como la larga cabellera dorada de Thor contrastada con su capa roja, la corona de Wanda que a veces se pierde entre sus rizos, o el intenso color morado de Hawkeye.

Esto lo llevaba todavía más allá para crear una ambientación muy especial. 

Fue quien supo explotar mejor las historias cósmicas y jugar con la idea de universos multidimensionales para explorar diferentes formas de ver y entender a un mismo personaje.

Él fue uno de los grandes exponentes de la llamada “época de plata” de los cómics en la década de los 70, caracterizada por las historias de ciencia ficción que muchas veces involucraban guerras espaciales, y sus dibujos de verdad traían a la vida los colores de las explosiones y los rayos cósmicos de estas batallas.

Eso no quiere decir que no hacía buenas historias, al contrario: Pérez también es el creador de Los Jóvenes Titanes, un grupo de adolescentes superheroicos que supieron diferenciarse del sello de los X-Men al estar conformado por varios héroes menores, que usualmente habían sido los protegidos de uno de los grandes exponentes de la mitología de DC Cómics como Batman o Flash.

La introspección que le daba a personajes como Dick Grayson, quien todavía se debatía entre su lugar en la batifamilia y su futuro con el Caballero de la Noche, permitieron que se convirtiera en Nightwing y, a su vez, en uno de los superhéroes más queridos por los fans de los cómics. Lo mismo se repitió con Cyborg, cuyo arco sobre dónde reside realmente su humanidad y su búsqueda por ser más que un simple ayudante lo han convertido, con el paso del tiempo, en uno de los principales miembros de la Liga de la Justicia.

George Pérez creó historias increíbles que definieron una época.

También marcó las bases para personajes que se volverían icónicos. Todo mientras llevó una vida tranquila devota a sus fans y a su trabajo. De hecho, en su comunicado, lamentó el no poder terminar comisiones especiales y dibujos que no podrá terminar, pero aseguró que irá a todas las convenciones que pueda para firmar la mayor cantidad de autógrafos, tomarse la mayor cantidad de fotografías y abrazar a la mayor cantidad de fans que pueda.

El legendario George Pérez tiene las horas contadas en la Tierra. Pero al ser un artista tan amado y tan talentoso, es un lujo poder disfrutar del legado que dejará en la industria de los cómics todavía estando él en vida, pues será una verdadera fiesta de despedida.

Deja un comentario