Jewel: decepción tras decepción.

Por Kevin Alcaraz

Aunque en los últimos años Jewel ha encontrado estabilidad crítica, su música aún polariza a millones de personas. Su inverosímil travesía artística, la cual ha recorrido los circuitos del folk, el pop y el country, nunca ha estado exenta de polémica. Es, sin duda, una digna representación de la ¨mujer de ningún lugar¨.

Poco se sabe de la infancia y adolescencia de Jewel Kilcher, en parte por lo reservada que ha sido a través de su vida. Sin embargo, es claro que el haber vivido en una cabaña de troncos y ganarse la vida cantando yodel junto a su padre en un pequeño pueblo de Alaska, marcaron una directriz importante para ella.

“We lived far from town. No running water, no heat—we had a coal stove and an outhouse and we mainly lived off of what we could kill or can”

Jewel

En cuanto le fue ofrecida una beca en la Academia de Artes Interlochen en Michigan, hizo las valijas tratando de escapar de casa.

Una vez graduada, naturalmente, decidió no volver a la última frontera americana, sino que, cual hippie en los años sesenta, recorrió el país con su furgoneta cantando de ciudad en ciudad.

Luego de establecerse en San Diego, Jewel firmó con Atlantic Records con quienes preparó su debut titulado Pieces of You en 1995; un álbum que apuesta a la simpleza melódica y profundidad lírica del folk en una época dominada por las mega producciones del pop y rock alternativo.

Who will save your soul, Foolish games y, más notablemente, You were meant for me invadieron la radio estadounidense y, consecuentemente, el álbum se convirtió en 15 veces platino.

Aun así, la crítica rapaz no se hizo esperar.

Algunos alegaron que Jewel carecía de la profundidad de Alanis Morissette o Tracy Chapman, otros la proyectaron como heredera de Joni Mitchell y muchos otros solo la veían como una chica de Alaska con grandes senos y dientes deformes.

En 1998, se publicó el álbum Spirit del cual se desprendió el sencillo Hands. Este comenzó con fuerza, pero la fue perdiendo con el paso de las semanas, especialmente, por la infame interpretación del himno nacional estadounidense en el Super Bowl de aquel año por parte de Jewel; cosa que mermó aún más su credibilidad.

Para el siguiente año, publicó el primer álbum navideño de su carrera llamado Joy: A Holiday Collection, así como su propia compilación de poemas titulado A Night Without Armor. También fundó la organización no gubernamental Higher Ground For Humanity; el cual promovía la educación en países subdesarrollados, e hizo su debut cinematográfico en la cinta Ride with the Devil de Ang Lee, por la cual recibió elogios.

Con el ánimo renovado, Jewel se dirigió de nuevo al estudio para grabar su tercer álbum.

Además, está vez contaba con el apoyo de Bob Dylan, quien le ayudó a perfeccionar el oficio de escribir canciones basadas en historias y no como plataformas estéticas.

Así, This Way fue publicado en 2001 y sus resultados terminaron siendo tremendamente decepcionantes ya que, de nuevo, el primer sencillo; Standing still, tuvo un éxito moderado pero el álbum se quedó a la orilla del anonimato.

¨Bob Dylan was like, ‘Keep going. It doesn’t matter if you’re successful on radio. Keep going. You’re good.’ So, that gave me strength. ¨

Jewel

Apostando por un cambio radical de imagen orientada al pop, 0304 fue publicado en 2003, el cual, a pesar de estar en boca de todos, tal y como sus predecesores, solo desprendió un sencillo destacable con Intuition.

Peor aún, tanto el público como los críticos desconocieron y degradaron a Jewel hasta alcances irreparables para algunos de sus fans; y es que, nadie quería ver a Joni Mitchell usar minifaldas. Además, por si fuera poco, ese mismo año descubrió que su madre, quien era su manager, tenía años robándole millones de dólares cuál tragedia tex-mex.

El fracaso de Goodbye Alice in Wonderland, su siguiente trabajo publicado en 2006, la motivó a mudarse de género al primo hermano del folk: el country, donde por fin encontraría desahogo crítico.

De igual modo, establecerse en Nashville y migrar a las filas de Valory Records jugaron un papel importante para que los álbumes Perfectly Clear y Sweet and Wild, publicados en 2008 y 2010 respectivamente, fueran bien aceptados por una audiencia característicamente aprensiva.

Durante estos años, Jewel aprovechó para explorar otra de sus facetas al publicar un par de álbumes infantiles con Lullaby en 2009 y The Merry Goes Round en 2011.

La década pasada reveló algo más de su personalidad ya que se dejó ver con más frecuencia en programas de televisión y documentales; algunos de ellos bajo su propia productora: Jewel Inc. Además, con el álbum Picking Up the Pieces, lanzado en 2015, revisitó con mayor madurez las temáticas de sus primeros años; especialmente con el sencillo My father’s daughter.

¨I took years between records, which is a huge no-no for fame, but a big yes for mental health. And people acted as if it was shameful, like, ‘Where did Jewel go?¨

Jewel

Actualmente, se sabe que Jewel tiene meses trabajando en su siguiente material, para el cual se dice que escribió cerca de 200 canciones y que se llamará Freewheelin’ Woman (un claro tributo a Bob Dylan). Se cree que este verá la luz a finales del año y que contará con influencias soul y pop, por lo que seguramente levantará muchas cejas entre sus seguidores y detractores.

Viendo en retrospectiva, es inconcebible lo masacrada que ha sido la trayectoria de una cantante cuyos dotes son innegables. Posiblemente, se le ha mitificado más de lo justo. Después de todo, Jewel puede jactarse de haber sido tan honesta como pudo ser, aún en momentos no tan brillantes.

La estadística revela que seguramente volverá al mercado con un trabajo olvidable.

Sin embargo, con base en su carrera, es difícil pensar que esto la inmutará. A través de los años ha sido enfática en que su profesión número uno es ser una persona completa y la segunda es hacer música. Después de todo, tomar los pedazos de su reputación, aprender y avanzar han sido el son de Jewel Kilcher toda su vida.

“All of our hearts are destined to be broken, but it’s what we do with the pieces that make us extraordinary.”

Jewel

Deja un comentario