Silkworm: La famosa banda desconocida.

Por René Laphond

¿Cómo explicar que existió una banda en la era el grunge y en la mismísima ciudad de Seattle, con 11 discos en su historia, un documental y 18 años de trayectoria pero que casi nadie ha oído de ellos? Lo contaré desde mi experiencia.

En días del 2005 escuché una canción tranquila pero con una guitarra muy sucia y un coro final más encendido, era Shitty Little Yacht de Silkworm en una estación de radio en internet que se llama 3WK Underground Radio, así que anoté los datos y fui a MixUp a buscar el disco.

Me dijeron que en el catálogo sólo tenían ese mismo álbum It’ll be cool, además costaba alrededor de $500, tenían que mandarlo pedir y sólo tenía 8 canciones.

No importa” –pensé- “si lo restante del disco está como esa canción, estará bueno”. Llegó y el CD estaba decente, salvo un par de canciones, pero quería escuchar más.

Su MySpace sólo reproducía 4 canciones las cuales ya las tenía en el disco y no pude encontrar más por el momento, así que le dije a un amigo que si podría descargar canciones de ellos en Napster o Ares (software que no sabía cómo utilizar). Me dio una mejor respuesta: un amigo suyo con cientos de CD’s de MP3’s de música descargada buscaría lo que encontrara de Silkworm. Si ese amigo suyo tiene tanta música descargada, debo oír algo de Silkworm que hasta el momento no haya escuchado.

Bien, pues no encontró nada.

Meses después una novia haría un viaje San Francisco y me preguntó qué quería de souvenir: le pedí discos de Silkworm. Es una ciudad importante, debe haber algo de ellos. Al regresar me dijo que fue a una tienda enorme de música, y en tres plantas de la tienda, sólo encontró un disco: Italian Platinum, este álbum ya con 13 canciones de un rock indie muy sucio.

El punto es que en ese 2005, la banda se separó ya que el baterista, Michael Dahlquist, murió en su auto porque fue impactado por detrás por Jeanette Sliwinski, una mujer que quería suicidarse (por una pelea con su madre) y, a 145 km/h estrelló su auto contra el de él, matando a Dahlquist y otros dos músicos de otras bandas que iban regresando de su hora de comida, ya que trabajaban juntos.

Ella, se fracturó el tobillo.

Luego pude escuchar más música como Firewater, un disco que me parece de sus mejores creaciones, pero me sorprendió que se hubieran establecido en Seattle desde 1990 (ciudad y época del auge del grunge), que en su haber hay 11 discos y no entendía cómo era posible que una banda con esas características haya pasado desapercibida, además de no ser tan famosa como las que estuvieron ahí en esos años pues, a mi parecer, hacían buena música.

El tiempo y la tecnología me dieron la respuesta después.

En vivo son un desastre. Los músicos que hemos tocado en escenario y que además hemos grabado en estudio sabemos la diferencia, así que lo entendí. En el estudio, Silkworm son afinados, tocan a tiempo y sin errores, en vivo es todo lo contrario y esto lo vi ya que empezaron a surgir vídeos de presentaciones en YouTube.

Para estar al nivel de Alice in Chains, Soundgarden o Pearl Jam debes lograr una ejecución en vivo por encima del nivel de “tontear” con tu guitarra en el garaje de tu amigo.

Ahora bien, si bien la banda nunca logró un éxito comercial generalizado, mantuvo una base de fans de culto apreciativa. Incluso en los 90’s, Silkworm firmó con C / Z Records, el sello que ayudó a lanzar el grunge en 1986 con, entre otros, a Soundgarden, The Melvins y Green River, la banda que engendraría a Mudhoney y Pearl Jam. Aun así, Silkworm no podría haber sonado menos grunge.

Justo cuando todos invadieron Seattle a raíz del gran éxito de Nevermind de Nirvana, Silkworm tocaba un rock indie enredado, nervioso y extrañamente pegadizo. Incluso el álbum Libertine fue grabado en Pachyderm Studios, poco después de se hubiera grabado In Utero en esa misma habitación.

Mi amigo Seps dice el refrán:

Para ser matador, hay que al menos parecerlo

y Willy mi guitarrista siempre me dice:

Puedes tener la guitarra, los efectos y el equipo del famoso quien quieras pero, no por eso, vas a sonar igual

Lo que me llega a la conclusión de que Silkworm puede haber estado establecida en la misma ciudad, en los mismos años, grabado en los mismos estudios y firmado por las mismas disqueras que las legendarias bandas de grunge, pero es tu habilidad y talento lo que te hará famoso.

Seguramente su música no es para todos, pero disfruto mucho de ella (la de estudio, ¡ja!) y estoy seguro que así como yo, todos tenemos una banda o una canción desconocida para los demás, que nos da cierto sentimiento de pertenencia.

Tracks recomendados:

Nerves, Treat the New Guy Right, Couldn’t You Wait? , White Lightning, (I Hope You) Don’t Survive, Wet Firecracker.

Deja un comentario