Snatch: el estilo humorístico londinense de Guy Ritchie.

Por René Laphond

¿Qué tienen en común un boxeador gitano al que no se le entiende lo que habla, tres ladrones con la peor suerte, un apostador con 4 dedos, un asesino a sueldo muy rudo con dientes de bala, un mafioso con una granja de cerdos, un judío de mentiras con una tienda de empeño, un inglés al que le dicen “turco”, un ruso que esquiva balas y un perro? La respuesta podría ser un diamante de incalculable valor o bien, que son parte de un enredo londinense orquestado por Guy Ritchie.

En su segundo largometraje, Ritchie ratifica su estilo estético de dirección, con ángulos de cámara poco comunes, un montaje lineal cronológico y paralelo de acciones simultáneas además del acento “de barrio” inglés.

Pero su mayor característica son los enredos entre personajes; aunque pareciera que fuera contraproducente el presentar a tantos personajes, en realidad es una ventaja: entre mayor sea el número de ellos, mayor será el tamaño del nudo en el guion.

Como lo hizo anteriormente en Lock, Stock and Two Smoking Barrels (1998), resulta que el Personaje A quiere algo del Personaje F, el cual le debe algo al Personaje C, pero que trabaja sin saber para los intereses del Personaje E, por lo que el personaje B se ayuda del Personaje H pero que conoce al Personaje D y así se va creando una maraña narrativa que nos tiene pendientes de principio a fin.

Las dos historias principales son en relación a un diamante el cual es tragado por un perro, y la otra es sobre boxeo ilegal en Londres y más arreglado que el box profesional, estos argumentos están entrelazados por los pintorescos personajes. También se distingue por una dirección cinética y el estilo de edición, una parcela circular que presenta numerosos giros irónicos de la casualidad, la causalidad, y un ritmo rápido.

Brad Pitt, siendo un gran fanático de Lock, Stock and Two Smoking Barrels, se acercó a Guy Ritchie y le pidió un papel en su siguiente película. Ritchie abrumado por que una estrella del nivel de Pitt le pidiera actuar para él, lo comprometió para el papel de un boxeador de peleas sin guantes y de origen gitano. Viendo que Brad Pitt no podía dominar el acento de barrio londinense característico de sus películas, Ritchie decidió hacer mofa de las críticas sobre el acento utilizado por los personajes en su película anterior, creando a un personaje al que no se le entendiera lo que habla, ni por la audiencia ni por los mismos personajes en la historia.

Tal vez uno de los grandes atractivos de Snatch es su vasto elenco, actores como Jason Statham, Benicio Del Toro, Dennis Farina, Vinnie Jones, Rade Šerbedžija, Lennie James, Jason Flemyng entre muchos otros, sus personajes normalmente tienen un apodo, esto también un sello característico de Ritchie, utilizado también en RocknRolla o Revolver: BorisThe Blade” o “Bullet Dodger”, “Brick top”, “CousinAvi, FrankyFour Fingers”, “Bullet Tooth Tony, “Gorgeous George, “Turkish” por decir algunos ejemplos.

Esto hace que uno se familiarice más rápido con el personaje, sintiéndolo más real y ayuda a identificarlo debido al gran número de ellos, aunque sus apodos no muchas veces se expliquen y si se explican, son con su humor característico.

Caso aparte el de Vinnie Jones, quien en su tercera película (la primera fue precisamente Lock, Stock and Two Smoking Barrels) demuestra que nació tanto para ser futbolista profesional como actor.

Mientras jugaba en la Premier League en Inglaterra, creó una corriente de jugadores rudos llamado “The Crazy Gang”, logrando el récord de la amonestación más rápida en la historia del fútbol profesional, cuando a los tres segundos de un partido con el Chelsea FC recibió tarjeta amarilla por una grave entrada a Dane Whitehouse, delantero del Sheffield.

Vinnie- Dennis

Después lo vemos interpretar a Juggernaut en X-Men 3 y entendemos porqué Ritchie le da estos papeles y como dato curioso, en Snatch su primera escena la filmó alguien parecido a él, ya que Vinnie no llegó a grabar pues estaba en la cárcel por pelearse en un bar la noche anterior.

Considerada en el #85 en la lista de 200 películas que debes ver por IMDb, este filme del año 2000 es una de las favoritas del público por su narrativa ingeniosa y personajes con arquetipos tan distintos, seguiremos pendientes de la próxima historia contada por el exesposo de Madonna, que por cierto utiliza su canción “Lucky Star” en dos escenas, sin imaginarse tal vez, que meses después se casaría con la reina del Pop.

Guy Ritchie ha dirigido otro tipo de filmes, como las dos bien recibidas de Sherlock Holmes, la introspectiva Revolver (2005) también con uno de sus actores favoritos Jason Statham, The Man of U.N.C.L.E. (2015), hasta King Arthur (2017) o Aladdin (2019). Sin embargo el estilo por el que es más identificado es con Lock, Stock and Two Smoking Barrels, Snatch y RocknRolla.

Deja un comentario