Etta James: la vida, el ingenio y sus secuelas.

Por Kevin Alcaraz

Portar el manto de la matriarca del blues no es poca cosa; como es de imaginarse, solo una cantante dotada de una exuberante voz cuya hambre emocional es capaz de helar al oyente podría lograrlo. Asimismo, toda aquella energía fue consecuencia de vivir una novela trágica, pues esta mujer fue una niña abandonada, una dama que se llenó de malas decisiones, una artista airada con la industria, y una ciudadana furiosa con su marginada sociedad.

Etta James: la vida, el ingenio y sus secuelas.