Matthew Perry: toxicomanía de risas.

Por Kevin Alcaraz

Con cierta frecuencia, es posible escuchar sobre figuras públicas sumamente amadas por la audiencia que, debido a sus demonios personales, llevan cargas que les resultan imposibles de sopesar. Algunos viven para contarlo, otros no; sin embargo, la inmensa mayoría de estos casos carecen de la mística como la presente en la carrera del actor más entrañable de la televisión noventera.

Matthew Perry: toxicomanía de risas.