The Supremes: estrellas fugaces de una corporación.

Por Kevin Alcaraz

Cuando América sentía el rigor de la invasión británica a mediados de los sesenta, inmediatamente, se depositaron las esperanzas de réplica en grupos como The Beach Boys, The Monkees o The Byrds. Sin embargo, pocos sospechaban que la mejor objeción que tenía Estados Unidos a los Beatles se gestaba dentro de la que, por algunos años fue, la empresa propiedad de personas afroamericanas más grande del mundo.

The Supremes: estrellas fugaces de una corporación.