“Ven conmigo si quieres vivir”:The Terminator de 1984 (parte II).

Por René Laphond

El inicio de la producción se pospuso nueve meses, debido al compromiso de Arnold Schwarzenegger con Conan the Destroyer (1984). Durante este tiempo, Cameron quería trabajar pero no tenía tiempo para hacer otra película, así que tuvo una charla con algunos productores de 20th Century Fox, los cuales le dieron una tarea para escribir; esto resultó ser Aliens (1986). El mismo día, también se le pidió que escribiera un guión para Rambo II (1985). Mientras manejaba estas dos asignaciones, también hizo trabajo adicional en su guión de Terminator. Bebiendo mucho café, llegó hasta completar lo que sería el guion de Terminator 2: Judgment Day (1991), la secuela que tuvo un éxito tremendo y revolucionó en gran parte la industria de los efectos especiales.

“Ven conmigo si quieres vivir”:The Terminator de 1984 (parte II).

“Ven conmigo si quieres vivir”, The Terminator de 1984.

Por René Laphond

Había una vez un director que fue despedido durante la postproducción de su película, pero sin querer rendirse, había gastado su último dólar en el avión para llegar a donde se estaba realizando, con la esperanza de estar al menos involucrado en la edición. Sin dinero para una comida adecuada, se enfermó gravemente y un día se acostó con fiebre alta. Fue esa noche que tuvo una pesadilla en la que un esqueleto de metal emergía de las llamas y se arrastraba por el suelo con cuchillos de cocina. Cuando despertó, inmediatamente hizo un dibujo de esta visión.

“Ven conmigo si quieres vivir”, The Terminator de 1984.